Memorable presentación de The Cure en el Foro Sol

Memorable presentación de The Cure en el Foro Sol

No es la primera vez que The Cure se presenta en nuestro país -de hecho ha tocado cuatro ocasiones, la más reciente en 2013, pero la gente lo recibió como si lo fuera.

Anoche, el grupo británico llegó a un Foro Sol con boletaje agotado para ofrecer un concierto que estaba programado para durar tres horas -hasta la medianoche-, en las que cabrían más de 30 canciones.

Desde el inicio, la gente se entregó sin cortapisas a la banda, que estaba puesta para recibir elogios y vítores y a retribuir el cariño del respetable con decenas de canciones.

Con un preámbulo de tres abridores, el esperado concierto de La Cura en la Ciudad de México inició a las 21:09 horas y de ahí, pura sabrosura.

Con un sonido que rayaba en lo impecable, un juego de luces absolutamente sincronizado con la música y tres pantallas de apoyo, la agrupación británica no defraudó a los 65 mil asistentes a su único show de la CDMX, en el que interpretó algunos de los temas que lo han escrito en la historia del rock, entre ellos varios de su álbum Disintegration, que este año celebra su 40 aniversario.

El público, que iluminó el recinto con la luz de sus teléfonos móviles de manera intermitente, se estremeció, cantó, disfrutó, ovacionó y hasta bailó canciones como Plainsong, Pictures of You, Just One Kiss, Lovesong, Last Dance, Burn, Fascination Street y Never Enough.

La voz de Robert Smith, vocalista de la banda formada en Crawley Sussex, Inglaterra, y que tocó su primer concierto en 1978, no ha resentido el paso del tiempo, se oye entera, sin grietas; mientras otros músicos de su edad -60 años- ya están pensando en el retiro, el británico sigue dando conciertos y cantando en diversos festivales por el mundo. El guitarrista tuvo pocas interacciones con el público, pero se manifestó agradecido por regresar.

The Cure, que en marzo pasado fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll, no bajó la intensidad en toda la noche, sus integrantes interpretaron cada pieza con maestría.

El show también incluyó canciones como Push, In Between Days, Just Like Heaven, Edge of The Deep Green Sea (que fue interpretada a un ritmo más lento que la original), Want, Play for Today, A Forest -en la que el bajo sonó impecable-, Shake Dog Shake, Prayers for Rain y Disintegration.

Tras una breve pausa, The Cure regresó al escenario para seguir con una noche de nostalgia y cariño indeleble, y en la tercera hora del show se sucedieron Lullaby, The Caterpillar, The Lovecats, Hot Hot Hot!!!, The Walk, Let’s Go To Bed, Friday I’m In Love, Close to Me, Why Can’t I Be You?, entre otras.

Sus fanáticos pueden asegurar, que anoche La Cura fue la pura sabrosura.